Tanto para Brais Méndez como para el escritor Pedro Feijoo, el goteo de críticas se hizo océano y pidieron ayuda profesional. Y ahora se dan cuenta de que es lo mejor que podían haber hecho. “Sin un psicólogo es muy difícil dar la vuelta al dolor que tienes dentro.Una cosa son las críticas constructivas a tu juego en el campo, eso lo acepto, pero hay ataques que son inaceptables”, sostiene Brais. Pedro concuerda: “Yo no habría salido adelante sin terapia, estaba hundidísimo, y un profesional me ayudó a gestionar mis emociones y salir del bache”.