Los peces voladores son de los más curiosos del mundo: sus alas les permiten mantenerse por encima del agua durante metros. Su hábitat natural son las aguas tropicales, generalmente, pero el cambio climático los ha traído a las Rías Baixas recientemente, concretamente a Combarro, donde fueron filmados por un marinero atónito ante su presencia.