Los avisos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) de la posibilidad de nieve en la cumbre de Gran Canaria no se ha hecho esperar. Un ligero manto blanco ha cubierto las cotas altas de la isla, y ha provocado, además, problemas de adherencia en la carretera.