Miles de personas disfrutan de la Baiona medieval, sus actividades familiares y su menú de romería