Los edificios fundacionales del Museo de Pontevedra, en la plaza de A Leña, se convertirán en una gran nueva sede de cerca de 4.000 metros cuadrados. Las diferencias de cotas en este espacio nuclear del centro histórico se salvarán con dos sótanos que permitirán duplicar la superficie existente y reorganizar la gigantesca colección de la institución.