El cementerio de San Mauro en Pontevedra registra estos días una actividad frenética de limpieza y acondicionamiento de tumbas y panteones. Centenares de ramos de flores y velas encendidas en recuerdo de los seres queridos que ya no están.