La lata de atún afectada es sólo una, de la marca DIA, de 900 gramos y aceite de girasol. Una familia de Salamanca la consumió y cuatro personas resultaron afectadas. Los análisis confirmaron la presencia de toxina botulínica. Todo el lote, más de 3.400 latas, han sido retiradas del punto de venta por prevención.