La presencia de miles de isópodos (crustáceos pequeños o parásitos de otros crustáceos marinos) en la playa de Nerga, que se mezclan con la masiva presencia de algas que este verano llegaron a Galicia, está provocando alerta entre los bañistas.