Aquella mañana, nada más tener el accidente, Sergi pensó en lo peor. El diagnóstico no era tan pesimista. Pero tuvieron que amputarle la pierna derecha.