El Campeonato Mundial de Colchonetas congregó en la playa da Panadeira de Sanxenxo a cientos de bañistas, muchos de ellos disfrazados y en grupo, que disfrutaron de uno de los certámenes más refrescantes del año con una carrera a nado subidos a sus hinchables.