Jornada de intensas protestas de los trabajadores de la fábrica de Ence en Pontevedra. Tras una reunión con la subdelegada del Gobierno, de la que salieron defraudados por falta de soluciones, los empleados decidieron manifestarse por las calles Alameda y San Roque, cortando ambas vías con contenedores. Posteriormente se concentraron en la salida de la autovía de Marín y en la entrada en la ciudad de Pontevedra, cortando el acceso al centro urbano. Alrededor de las 12:30, las entradas a la ciudad por Orillamar y la autovía de Marín estaban colapsadas de tráfico.