En el marco de la operación Ignis, la Guardia Civil detuvo a una mujer como presunta autora de cinco delitos de incendio forestal y siete delitos de daños, en la comarca de Verín. La superficie calcinada por el fuego fue de 1.000 hectáreas. Un juzgado de Verín decretó además su ingreso en prisión provisional por estos hechos.