Un operativo integrado por los bomberos de Ourense, la Policía Local, la Policía Nacional y la Guardia Civil fue activado este martes tras una llamada de emergencia por el posible ahogamiento de un joven de unos 20 años y de origen senegalés, en el río Miño.