Profesionales de la Unidad de Salud Mental del Hospital Clínico de Santiago realizarán una evaluación completa del adolescente de 13 años que estaba con la menor que se precipitó desde la segunda planta de un edificio en O Carballiño.