Los cigarrones se han dejado sentir por el centro de Verín la tarde-noche de este 1 de enero. Es el primer día que pueden salir a entrenar y un pequeño grupo lo ha hecho con sus chocas y sus látigos, pese al intenso frío que se registra en la localidad ourensana.