Sonia R. D., una mujer de 52 años propietaria de una vivienda en el barrio ourensano de A Ponte, acudió esta mañana al edificio para intentar que sus inquilinos se marchen: "No pagáis, me dejáis en la calle y me amenazáis. Si esta semana no se toman medidas tengo que dormir en el coche porque no puedo manteneros", dijo la dueña a un inquilino.