Como es habitual, el Rey ha felicitado la Navidad con su tradicional discurso. En esta ocasión, Felipe VI ha reconocido algunas de las "serias preocupaciones" que tiene España, entre las que se encuentran "el deterioro de la confianza de muchos ciudadanos en las instituciones" y, principalmente, "Cataluña".