El incendio de Tarragona, que ya ha arrasado más de 5.500 hectáreas, sigue avanzando sin control pese a los esfuerzos de los Bomberos y la Unidad Militar de Emergencias.

Se trata del peor incendio sucedido en Cataluña en los últimos 20 años, y las condiciones (el calor, la ausencia de humedad y los fuertes vientos) no hacen sino alimentar las llamas.

Más de 40 vecinos han sido desalojados de sus casas, entre ellos los dueños de una granja de la Torre de l'Espanyol, que tuvieron que huir dejando al ganado a merced de las llamas.