Después de 34 días desde que Josu Ternera fuera detenido por la Guardia Civil en colaboración con las autoridades francesas, el Tribunal de Apelación de París decreta la puesta en libertad de Josu Ternera. Tiene condiciones: no podrá salir de Francia y tendrá que presentarse en comisaria una vez por semana. El argumento fundamental de su defensa ha sido sus problemas de salud, la necesidad -dicen- de que sea operado inmediatamente de la próstata.