Una vela encendida olvidada en el porche pudo provocar las llamas que se propagaron con rapidez mientras todos dormían