Los número uno y dos de Podemos trasladan al Hemiciclo sus diferencias sobre el modelo organizativo de la formación