El armador del "Nodales", un bateeiro con base en Bueu, difícilmente olvidará la Nochebuena de 2019. El barco estaba amarrado en el puerto y, por razones aún por determinar, comenzó a hundirse durante la noche y cuando saltó la primera voz de alarma ya no se pudo evitar que acabase en el fondo. Afortunadamente no hay que lamentar heridos y durante la mañana se intentará reflotarlo para poder izarlo a la rampa de varada.