Este era el momento en el que rescataban con éxito a un cachorro de pequinés de un conducto de aire acondicionado. Ocurría este martes en Colorado. El pequeño, de tan solo 12 semanas, y de nombre Archie Bean, llevaba tres horas atrapado. Se había colado en el hueco del respiradero al saltar de la cama. Un orificio particularmente estrecho al que su dueña no podía acceder. Y por el que se le oía llorar. En el vídeo publicado por las autoridades del condado, se muestra cómo se efectuó el rescate. Con ayuda de varias cámaras la policía consiguió localizar al cachorro y así pudo extraerlo del interior del conducto. Entre abrazos recibía su dueña al pequeño Archie. Una historia que comenzó con un susto, pero que termina así, con final feliz.