Ganadas las elecciones pero sin la mayoría absoluta para dirigir el país, terminó Tayyip Erdogan la jornada electoral de ayer. El presidente turco desde hace veinte años consiguió resistir frente a su principal rival, el candidato de la coalición de centro izquierda que para estas elecciones había logrado el apoyo de varios partidos políticos aliándose con ellos y quien, en un principio, según los sondeos tenía la victoria. La oposición ha denunciado que ha habido manipulación en la difusión de los resultados, asegurando que su candidato había ganado a Erdogán. Unas elecciones que han generado mucho interés entre los turcos que ahora con este desenlace, tendrán que volver a votar en una segunda vuelta en dos semanas, el próximo 28 de mayo.