Tras un desfile por la ciudad de Mojiang se pintan la cara de negro en señal de “buena suerte”