Conmoción en Alemania tras la muerte de un niño de ocho años en la estación central de Fráncfort. Al parecer, el pequeño fue empujado junto a su madre por un hombre cuando se encontraban en el andén, y cayeron a la vía en el momento en el que un convoy de alta velocidad entraba en la terminal. Mientras, la madre, de 40 años, ha resultado herida y está hospitalizada. Ella consiguió rodar y quedar fuera del alcance de la locomotora. Su hijo murió en el acto por las graves heridas que sufrió. El agresor, un hombre de unos 40 años y origen eritreo, escapó en un primer momento pero fue alcanzado y detenido por varios agentes cerca de la estación, tras ser perseguido también por varios testigos.