La canciller de Alemania, Angela Merkel, se ha visto obligada a desmentir que tenga problemas de salud después de que durante la recepción del presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, fuese captada con fuertes temblores que incluso hicieron temer por su estabilidad sobre la plataforma donde se encontraba.