Con el entierro de la rincha y la rinchiña, bailes, lloros y viudas, la Asociación Cultural Vila de Bouzas y los vecinos de la villa despidieron su Entroido, que se confirma como una de las grandes citas de la programación festiva de Vigo: acudió gente de toda la ciudad, pero también de localidades del área como Gondomar o Porriño

Tras el velatorio en la Alameda, con la animación de la Charanga Trébede, pequeños y mayores recorrieron las calles mojadas del Casco Vello de Bouzas con la rinchiña y la rincha, respectivamente, hasta la playa de O Adro, donde se leyó el testamento.