El Schistostega pennata, descubierto por FARO de forma fortuita en una mina de la parroquia viguesa, es el único musgo conocido en la Península Ibérica con la capacidad de reflejar luz esmeralda en unas condiciones de oscuridad bastante densas. Su hallazgo podría tener implicaciones en el futuro urbanístico de Vigo: se encuentra en el trazado del polémico vial de Beade proyectado como dotación en el nuevo PXOM.