El estadio de Balaídos cambia de traje poco a poco para convertirse en una instalación del siglo XXI. Con las gradas de Tribuna y Río ya remozadas, esta mañana, los operarios comenzaron los trabajos de demolición de Marcador, en la que se actúa desde hace meses