A unos días de la noche mágica, la reina gastronómica de esa festividad suele alcanzar precios prohibitivos, aunque, de momento, mantiene unas tarifas aceptables en mercados como el de Vilagarcía de Arousa que hoy visitamos