Cinco personas entre los 79 y 95 años comparten con nosotros como son sus experiencias de vivir solos en sus casas. Prefieren mantenerse en su entorno a otras alternativas como ir a una residencia geriátrica o compartir techo con otros familiares.