Con casco de acero y superestructura de aluminio, el número cinco en este ranking es un proyecto guardado bajo un centenar de llaves: la construcción 729 de la compañía centenaria, bautizada como Incógnita y cuya botadura se celebró este martes en Bouzas, bajo el cielo encapotado y con los únicos colores vivos de las banderolas de cubierta. El astillero que dirigen los hermanos Guillermo y Marcos Freire refuerzan su condición de atelier, de referencia global en buques solo aptos para miradas lejanas, catálogos del ultralujo y carteras muy llenas.

Freire Shipyard firmó este contrato a mediados del año 2021, cuando sus gradas acababan de arrancar con el contrato de los Schmidt y trabajaban en el armamento del Renaissance, en alquiler por 3,5 millones de euros semanales en temporada alta.