Baleària “echa a nadar” al “Cap de Barbaria” en la sede olívica de Armón, que prueba su amistad con la mayor naviera del país: “Debemos diseñar el futuro desde el presente”