El crucero Evrima acaba de abandonar el muelle de Hijos de J. Barreras para poner rumbo hacia las instalaciones de Astander, astillero de Santander en el que se realizarán las labores de pintado del casco de 190 metros de eslora. En Astander estará aproximadamente durante un mes, tal y como explicó la dirección de la compañía, si bien como publicó FARO varias auxiliares fueron requeridas para presupuestar el coste de sus trabajos lejos de Barreras, es decir, para rematar el buque en otro astillero.