La nueva ley hipotecaria que, entre otros aspectos, obliga a las entidades a asumir los gastos de notaría, gestoría y registro, permitirá a los clientes ahorrar una media de entre 500 y 1.000 euros.