Luis Enrique Martínez deja el cargo de seleccionador tras once meses a causa de un grave problema familiar que le ha llevado a presentar su renuncia a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que apuesta por el que hasta el momento era su segundo, Robert Moreno.