El agresor dejó un rastro en el suelo ensangrentado del piso de las víctimas: las huellas de sus zapatillas. El hijo mayor, de 16 años en el momento de los crímenes, fue imputado pero la causa finalmente se sobreseyó; ahora se investiga a un vecino.