Ernesto es un respetado guía de caza en Patagonia, donde vive con su familia. Tras la muerte de su expareja, recibe en su casa a su hijo adolescente, a quien no ha visto desde hace diez años. Confrontado con el pasado que dejó atrás, Ernesto lucha por contener los arrebatos violentos de su hijo. Sin la simpatía de su nueva familia, Nahuel tensa el conflicto con su padre hasta el límite. En el corazón del invierno y ante una naturaleza salvaje, el resentimiento da paso a una posible relación entre ellos, enfrentándolos a sus propios sentimientos y a su capacidad de perdonar.