Karen es una madre soltera que le regala a su hijo Andy un muñeco por su cumpleaños, inconsciente de su naturaleza maligna.