Bruselas, comienzos de los años 60. Alice y Céline, además de vecinas, son dos buenas amigas, y sus hijos se han criado como hermanos. Sin embargo, lo que siempre ha sido una bella amistad comienza a desmoronarse cuando Maxime, el hijo de Céline, muere de manera trágica con Alice como testigo del terrible suceso.