Un grupo de aficionados mantea al atacante danés después del triunfo contra el Barça.