La ría de Arousa ha sufrido al filo de las tres y media de la tarde un nuevo vertido, aparentemente, de carácter industrial. Y como en tantas ocasiones anteriores, ha llegado a ella a través del río Con.

Este cauce fluvial, a su vez, recibió el vertido, de color blanco, procedente del regato Santa Mariña, que discurre paralelo al convento de Vista Alegre y atraviesa, canalizado, buena parte de la ciudad.

El alcalde, Alberto Varela, que había pasado por la zona justo antes de que se produjera el vertido, fue inmediatamente alertado de la situación, como lo fue el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

Efectivos del Servicio Municipal de Emergencias se encargaban, solo unos minutos después, de tratar de localizar el origen de este episodio contaminante rebuscando en el alcantarillado, la red de pluviales y las tapas de registro existentes a lo largo del cauce del Santa Mariña.