Sin verbenas, y superado el tiempo de los conciertos y los chiringuitos de playa, es momento de "cantos de taberna".

Formaciones como "Unha man diante e outra detrás" mantienen viva la tradición recuperando viejas canciones y animando a los clientes de bares y restaurantes.