El maestro norteamericano-suizo Hopkinson Smith ofreció un “delicado” concierto de carácter íntimo mediante cuerda pulsada