01 de febrero de 2020
01.02.2020
ANTONIO VARGAS | Manager de Relaciones Institucionales de Google España

"Internet es una inmensa oportunidad para la repoblación de la España vaciada"

"La tecnología es una opción de eficiencia y de alcance para todos los servicios, también los públicos" | "Los avances han permitido democratizar la cultura en los pueblos"

01.02.2020 | 08:59
Antonio Vargas, con la imagen corporativa de Google en segundo término.

–Google España presenta en Zamora la tecnología como una oportunidad contra la despoblación, ¿puede explicarlo?

–Internet ha roto las barreras geográficas, permitiendo que nos comuniquemos, informemos y entretengamos con personas o contenidos que están en cualquier lugar del mundo, y eso incluye el ámbito rural. Hoy es más fácil que nunca educarse, promocionarse, trabajar o vender a distancia, y solo hace falta tener conexión y formación: es una inmensa oportunidad para la repoblación de la España vaciada, con la que estamos contribuyendo desde Google.

–Dice que sólo hace falta conexión y formación, ¿será que eso es lo que nos falta?

–España tiene más fibra óptica que Francia, Alemania, Italia y Reino Unido juntos, y una gran cobertura móvil, pero también es necesario tener la formación necesaria –sin necesidad de ser ingeniero– para aprovechar las oportunidades que ofrece la tecnología. Para eso, en Google desarrollamos el programa Google Actívate con el Gobierno de España y universidades públicas de todas las comunidades autónomas, con el que hemos formado a medio millón de españoles en las competencias digitales que más empleo generan. Son cursos breves, gratuitos y por Internet, se pueden realizar a cualquier ritmo y desde cualquier lugar, y 45.000 personas ya nos han dicho que han conseguido un empleo gracias a hacer uno de estos cursos.

–Además del empleo, una razón por la que se emigra de los pueblos a las ciudades, incluso en vacaciones, es la oferta de servicios públicos y las posibilidades de ocio y entretenimiento. ¿Aquí también la tecnología tiene algo que aportar?

–Sin duda. La tecnología es una oportunidad de eficiencia y de alcance para todos los servicios, también lo públicos. Por ejemplo, la asistencia sanitaria por teléfono o videoconferencia con una simple aplicación en el móvil es algo que utilizan muchos seguros privados y es cuestión de tiempo que llegue a la Seguridad Social, ahorrando en desplazamientos –con su impacto económico y ecológico– y en colas. Más claro es el ámbito cultural: cuántas Casas de Cultura y bibliotecas públicas de inversión millonaria en cada región para dar acceso a la prensa, a literatura, a la música, al cine, que hoy puede disfrutarse directamente en cada hogar. Se ha democratizado la cultura aún más porque hay 1.300 pueblos con menos de 100 habitantes que no tienen esas infraestructuras públicas, ¡y además generando riqueza para los creadores! En 2019 la venta de música en España logró los mejores datos del siglo, donde el consumo digital como YouTube ya aporta 3 de cada 4 euros ingresados por la industria musical en nuestro país. Y el propio Ministerio de Cultura confirmaba que el auge de las plataformas contribuye a la caída en picado de la piratería, que ha descendido un 90% en cuatro años, tanto en música como en cine.

–También se habla de que la tecnología es un mundo en el que faltan mujeres en todos los niveles, desde la misma universidad, ¿es algo que habéis visto en Google?

–En Google hemos querido contribuir a reducir esa brecha entre hombres y mujeres en el ámbito tecnológico y con un esfuerzo especial en esa España vaciada. Para ello lanzamos hace tres años Digitalizadas, que ofrece formación presencial a mujeres en el ámbito rural junto a la fundación Cibervoluntarios y a la Fundación Mujeres, para facilitar y potenciar su participación, empleabilidad y emprendimiento ofreciendo competencias digitales básicas y uso de herramientas tecnológicas. La digitalización es también una oportunidad de empoderamiento para la mujer, desde la joven que puede ofrecer sus servicios de marketing digital sin necesidad de moverse de su pueblo, a la dueña de una casa rural que pone su negocio en el mapa para clientes extranjeros, a una abuela que puede comunicarse con sus nietos distribuidos por el mundo entero sin salir de la casa en la que quiere vivir.

–Es verdad que la tecnología rompe una brecha geográfica para el mundo rural pero, ¿abre una económica, entre los que tienen acceso y los que no?

–Siempre han existido barreras económicas pero la tecnología también las reduce solo con tener acceso a internet, y el último estudio publicado en Retina afirma que el 92% de los españoles consulta internet a diario: no hay servicio público tan universal en nuestro país. Google Actívate es un ejemplo de cómo se reduce la barrera económica en el acceso a la educación y al empleo cualificado. Otro ejemplo es YouTube en el acceso a contenidos audiovisuales como consumidores pero también, por primera vez en la historia, como creadores culturales abiertos al mundo, sin más límite que la propia imaginación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook