07 de abril de 2014
07.04.2014

Una viguesa de Guinness

Una joven bate el récord mundial de un juego de rol tras jugarlo más de 30 horas

07.04.2014 | 14:35
Kinumi Cati es una forofa de los juegos de rol. En la foto, comiendo flores. // K.C.

Durante 30 horas y 31 minutos, la viguesa Kinumi Cati -que con su dulce y respetuosa voz por teléfono renuncia a ofrecer su nombre y edad- no quitó la vista de la pantalla mientras jugaba a uno de los MMORPG, videojuegos de rol multijugador masivos en línea. Tampoco se levantó para ir al baño, comer, beber, dormir o hacer estiramientos.

Una persona que no conocía de antes le traía el suministro alimenticio e hidratante que le depositaba en una mano mientras con la otra seguía jugando. Esa misma persona le pasó también uno de los dos colirios -el hidrantante- que había comprado la joven para recuperar sus ojos de su enganche a la pantalla. "El colirio para el picazón en los ojos no lo utilicé esta vez", comenta con orgullo.

A su lado, estaban su madre y su padre animándola. Él fue quien le inculcó la curiosidad por los juegos. Cuando tenía entre tres y cuatro años, Kinumi intentaba robarle el mando. A los seis, ya la había iniciado en los juegos de lucha enl a consola. "Creo que era la Play Station 2", apunta la chica.

Por difícil que pueda resultar imaginarse a Kinumi en la suite del Hotel Galeones de Vigo 30 hora seguidas convertida en el juego de rol en un personaje diferente, de una raza y profesiones distintas, interactuando con parte de los millones de personajes de dicha partida, hay que hacer un esfuerzo y pensar que en su primer récord del mundo lo pasó peor.

En aquel, de la modalidad del videojuego de rol japonés EJRPG, ni siquiera podía apartar sus manos del teclado para lograr el Guinness. Otra persona que no conocía tenía que meterle la comida y la bebida en la boca. Así son las reglas. Le valió la pena aguantar, ya que logró el récord mundial tras soportar 38 horas.

Con el segundo récord, hace unos meses, se convirtió en la chica que mayor puntuación logró en el Angry Birds: Epic, unos 36.000, con el noveno puesto en la clasificación absoluta mixta, solo adelantada por hombres.

Si le preguntan cuál es el secreto para aguantar, simplemente indica que "te tiene que gustar lo que haces, el juego, y tienes que tener ganas de pasarlo bien. Esto no es como jugar un fin de semana entero. Si quieres batir el récord, tienes que estar en una habitación donde te graben entre tres o cinco cámaras, con personas que no conoces pero que acrediten lo que haces".

Ante la cuestión de qué le motiva dejarse la retina y el tiempo en estos desafíos, Kinumi Cati responde que le gustan los videojuegos y así promociona su música, disponible en su canal de YouTube, con temas, en los que interpreta todos los instrumentos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine