En España más de 800.000 personas padecen alzhéimer, una enfermedad degenerativa que causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Los síntomas generalmente se desarrollan lentamente y empeoran con el tiempo, hasta que son tan graves que interfieren con las tareas cotidianas. A pesar de que es una patología que afecta a muchísima gente, todavía no se ha descubierto ningún tratamiento que sea efectivo para su detección y desarrollo.

Las causas que lo originan aún se desconocen pero, sí se sabe que existe un factor genético que puede aumentar el riesgo. Hay otras cuestiones como los factores ambientales y los malos hábitos que pueden interferir en su desarrollo y la alimentación puede ser uno de estos factores, de ahí la importancia de llevar una dieta equilibrada y saludable, en la que no falten alimentos como las sardinas, el superalimento que tiene la mayor cantidad de ácidos grasos, que no son más que grasas saludables que ofrecen una gran cantidad de beneficios, como por ejemplo garantizar el correcto funcionamiento del cerebro.

Un estudio elaborado por la 'Fundación Pasqual Maragall' y el 'Barcelonaβeta Brain Research Center' ha descubierto que aquellas personas que tienen un alto riesgo de desarrollar Alzheimer presentaron una mejor preservación cortical en áreas del cerebro que se ven afectadas por dicha enfermedad tras haber consumido este pescado azul con frecuencia.

Además de ser un alimento perfecto para prevenir el Alzheimer u otra enfermedad atribuida al mal funcionamiento del cerebro, las salinas también ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, ya que los ácidos grasos optimizan el funcionamiento de la circulación y del corazón.

También se recomienda comer sardinas para fortalecer el sistema inmunológico, el sistema óseo, los músculos y para reparar tejidos y mucosas del cuerpo, además de beneficiar la salud de un órgano tan valioso como el hígado.

Te puede interesar:

Por todo esto queda demostrado que las sardinas son una excelente alternativa para brindarle energía al cuerpo y prevenir la anemia, aunque están contraindicadas en personas que padecen gota o hiperuricemia.