Hay dos factores que debes compatibilizar a la hora de perder peso: la alimentación y el ejercicio. Para eliminar la grasa del estómago el factor determinante es seguir una dieta saludable que se nutra de productos frescos y locales para, de esta manera, evitar los aditivos y el azúcar de los ultraprocesados.

El régimen alimenticio no debe ser muy restrictivo para no generar ansiedad porque, si bien por un lado la acumulación de lípidos en el abdomen está motivada por el estrés. La presión del hambre puede producir un atracón con todos los riesgos que esto conlleva, que van desde el abandono de la dieta hasta el riesgo de ser víctima de un trastorno alimentario.

La buena alimentación debe convertirse en un hábito para que la dieta sea eficaz y los resultados se mantengan en el tiempo. Una vez conseguido, el siguiente objetivo es conseguir integran en el día a día un rutina de ejercicio físico adecuada

Para aquellos que no dispongan de mucho tiempo pero quieran tonificar su cuerpo, quemar grasa y conseguir un abdominal plano, existe un ejercicio que recomiendan todos los expertos en fitness que debe ser obligado para todos aquellos que entrene: el peso muerto.

Tal y como explican desde la cuenta giangosfit, este ejercicio "quema muchas calorías (contribuye a la pérdida de grasa, por tanto, con una dieta correcta), ayuda a tener una potente zona abdominal y lumbar (core), trabaja tus glúteos de manera activa".

Te puede interesar:

Es importante saber adaptarse al peso que puede coger cada y adoptar una posición correcta. Desde giangosfit explican los pasos a seguir para una correcta realización. "Mantén tu cuerpo cerca de la barra o mancuerna, utilizando una separación de tus piernas a la distancia de tus hombros o ligeramente más abierta". "Al iniciar el movimiento, justo antes de tomar la barra, debes 'sentarte', manteniendo la espalda recta y sujetando la barra a la altura de los hombros. Para activar la parte de atrás de tu pierna (femoral), debes situar la cadera por encima de la altura de la rodilla".

Este ejercicio debe realizarse entre tres y cuatro veces por semana, dejando días de recuperación para que los músculos se recuperen.