Saber qué comer, cuándo y con qué hacerlo es una de las claves que acompaña al proceso de adelgazamiento, un acto mucho más complejo que el hecho de contar calorías.

El cuerpo humano es química, por eso perder peso es un ejercicio que requiere el asesoramiento y acompañamiento de un nutricionista que conozca el cuerpo, su funcionamiento y los hábitos de quien realiza la dieta para elaborar recomendaciones personalizadas y acompañar a la persona durante el proceso.

Un régimen muy estricto no suele ser el más eficaz, dado que el estrés puede jugar una mala pasada y producir trastornos alimenticios. Algunas comidas, si son las predilectas de quien pretende adelgazar, no deben desterrarse del menú aunque no parezcan recomendables o aunque sean hipercalóricas.

Existen trucos para adelgazar eficaces y rápidos pero de nada sirven si no se convierten en un hábito. Los expertos nutricionistas recomiendan no eliminar de forma definitiva los alimentos que se comen por placer aunque a priori puedan no ser demasiado saludables porque rechazarlos sistemáticamente produce ansiedad y este desequilibrio puede degenerar en un trastorno alimenticio.

Una de las nutricionistas más famosas de Reino Unido, Helen Bond, defiende la comida casera para perder peso y recomienda evitar los alimentos procesados ​​y los refinados porque "además de tener un alto grasas saturadas, azúcar y / o sal, son bajos en nutrientes y están cargados de calorías, lo que nos dificulta controlar nuestro peso". 

Pan blanco

El pan blanco es un alimento procesado Pexels

La nutricionista indica que nunca debemos tomar pan blanco a partir de las cuatro de la tarde. La razón es su alto índice glucémico (IG), un sistema que clasifica los alimentos que contienen carbohidratos y que revela que aquellos que tienen un IG alto pueden aumentar los niveles de azúcar e insulina. Además, el pan blanco tiene un bajo contenido en fibra, por lo que no sacia el apetito ni evita que comamos más.

Helado

El helado: cuanto antes, mejor Pexels

Sobre él habla la también afamada dietista anglosajona Edwina Clark que incide en la necesidad de desterrar al postre estrella del verano : "El helado es un alimento muy alto en carbohidratos, y comer muchos carbohidratos refinados provoca una acumulación de grasa abdominal".

Patatas fritas en snack

Las patatas fritas no son innofensivas Pexels

Una bolsa de patatas fritas aporta una alta cantidad de grasas saturadas, carbohidratos refinados y sal, los antagonistas de cualquier dieta. Evitar su consumo sería lo más recomendable no sólo para adelgazar sino para cuidar la salud. Los nutricionistas recomiendan sustituirlos por frutos secos o fruta, dos alternativas más saludables.

Chocolate con leche

El chocolate puede ser un aliado para la dieta si se sabe comer Pexels

El azúcar es, junto con el alcohol, el ingrediente que se debe eliminar de toda dieta pero renunciar a él no implica desterrar todos los postres de la dieta, el chocolate puede quedarse.

Te puede interesar:

Un estudio en « The FASEB Journal» analiza los diferentes efectos de comer chocolate con leche en diferentes momentos del día y concluyó que ingerirlo por la mañana o por la tarde / noche produce efectos diferenciales sobre el hambre y el apetito, la oxidación, la glucosa en ayunas, la microbiota (composición y función) y los ritmos de sueño y temperatura.

Es recomendable, eso sí, cambiar el chocolate con leche por chocolate negro a partir de las 16h.